Los 5 métodos anticonceptivos eficaces para evitar enfermedades

Por: Equipo Sexshop Boudoir de: Sexualidad de: Comentario: 0 visto: 657

Existen ciertos métodos anticonceptivos eficaces que te permiten disfrutar plenamente de tu sexualidad mientras te cuidas de enfermedades o embarazos no deseados. Gracias a los avances tecnológicos y los estudios médicos han podido conocerse nuevos métodos eficientes para esto.

No obstante, es preciso conocer cuál es el mejor para cada persona. Esto depende totalmente del organismo y tolerancia frente a ciertas sustancias que tenga tu organismo. Por ello aquí vamos a hablarte de 5 de los métodos anticonceptivos más eficaces y como encontrar el mejor para ti.

Los 5 métodos anticonceptivos eficaces contra enfermedades o embarazos no deseados

Principalmente, es preciso señalar que conseguir protección contra embarazos puede tener mayores opciones en términos de anticonceptivos en comparación con los que están disponibles para prevenir enfermedades de transmisión sexual. A continuación mencionamos los más eficaces y cómo funcionan.

El preservativo (condón)

Comencemos por uno de los métodos anticonceptivos que ofrece un 98% de protección si es utilizado correctamente. El 2% de riesgo por lo general se debe a una mala colocación del preservativo, usarlo en mal estado o algún factor que genere un rompimiento del látex durante el acto.

Por ello es primordial que los condones se mantengan almacenados en lugares con una temperatura indicada, donde no exista demasiada humedad o cerca de objetos que puedan rasgar el empaque y por consiguiente también el preservativo.

En otro sentido, este es uno de los métodos anticonceptivos que consigue protegerte tanto de enfermedades de transmisión sexual como de posibles embarazos. A causa de que no estás en contacto directo con el miembro.

Implantes anticonceptivos

Ahora bien, principalmente este método tiene la función de prevenir embarazos no deseados. Su implantación es por medio de una aguja, por medio de la que se coloca en el brazo de la mujer una varilla flexible y bastante pequeña que en su interior contiene una hormona derivada de la progesterona.

El trabajo de esta varilla es prevenir la ovulación y evitar que el esperma pase al útero, por lo que su eficacia es del 98%. Sin embargo, debes realizarte ciertos chequeos médicos y descartar cualquier problema hormonal para poder optar por este método anticonceptivo.

La abstinencia sexual

Para este método no es preciso que te coloques ningún dispositivo o inyección. Es mayormente recomendado para las personas que no tienen una pareja estable en sus vidas, pues las posibilidades de contraer alguna enfermedad son mayores en dicho caso.

Preservativo femenino

Consiste en una funda transparente de nitrato y en sus extremos posee dos anillos flexibles, uno está ubicado en el interior para permitirte colocar el preservativo dentro de la vagina. Mientras que el segundo está en el exterior y es más grande, tiene la función de cubrir tus genitales.

Dentro de los beneficios de este método está que no produce ningún tipo de irritación o alergia, como puede ocurrir en el caso del látex utilizado para los preservativos masculinos. Además, ya está perfectamente lubricado y su diseño es mucho más resistente que los condones para hombres.

Asimismo, puedes colocarlo hasta 8 horas antes de mantener relaciones sexuales y no es preciso que lo retires automáticamente finalice el acto.

Dispositivo intrauterino (DIU)

En algunos lugares también es conocido como “T de cobre” y el nombre es a causa de que el dispositivo tiene la forma de una “T” y una de sus presentaciones es elaborada con dicho material. Por otro lado, puedes encontrar el DIU de levonorgestrel que ofrece un 99,8% de eficacia contra embarazos.

Ahora bien, en el caso del dispositivo de cobre no contiene ningún tipo de hormonas. Lo que quiere decir que puede ser más tolerante para tu organismo, además puedes cambiarlo después de 10 o 12 años de uso.

Por el contrario, en el caso del dispositivo diseñado con levonorgestrel si contiene una hormona. Y debes cambiarlo al menos 3 o 7 años después de colocártelo. El beneficio en ambos casos es que tienes una protección segura a largo plazo.

Sin embargo, de todos los métodos anticonceptivos, este puede ser uno de los más dolorosos al momento de su implantación. Además, algunas pacientes aseguran que durante los días posteriores a la colocación los calambres y el dolor en el vientre pueden ser molestos. Y al igual que la mayoría de los métodos, te protege solo contra embarazos.

Otras medidas para evitar contraer enfermedades durante el acto sexual

Cómo pudiste observar la mayoría de los métodos anticonceptivos está diseñado únicamente para prevenir embarazos. Esto se debe a que crear opciones que evitan el contagio de ITS puede ser complejo, y por ello depende totalmente de tu higiene y cuidado al momento de elegir tu pareja sexual.

Por lo tanto, lo recomendable es que si no tienes una pareja estable, evites en lo posible mantener relaciones con extraños. En caso de que las mantengas, asegúrate en todo momento que el compañero utilice condón, y en el caso de los hombres deben tener mayor cuidado al momento de colocarse el preservativo para evitar usar uno en mal estado.

Asimismo, realizar exámenes sanguíneos y pruebas médicas cada cierto tiempo es la forma más eficaz de evitar contraer cualquier tipo de infección. Debes recordar que esto es un punto indispensable para todas las personas, aunque tengan una pareja estable con la que comparten intimidad.

Las enfermedades no solo puedes contraerla por medio del acto sexual

Ya debes tener en cuenta que algunas enfermedades como el HIV, VPH, la Hepatitis C o herpes genitales no solo puedes contraerlas por medio de las relaciones sexuales. Utilizar objetos como agujas utilizadas, ropa íntima de alguien más, o compartir juguetes sexuales, tienen un riesgo bastante amplio de que te contagies.

Por lo tanto, el mejor método es mantener una buena higiene, evitar compartir materiales, ropa o juguetes íntimos con otras personas, reducir la cantidad de parejas sexuales y realizar chequeos médicos constantes.



Finalmente, una vez que inicias la vida sexual es indispensable acudir con tu médico de confianza y juntos encontrar el método anticonceptivo más eficaz de acuerdo sea tu caso y necesidad.

Comentario

Deje su comentario