Squirting, es lo mismo que la Eyaculación Femenina?

Por: Juan Ramon La Torre Roldan de: Sexualidad de: Comentario: 0 visto: 799

Cuando hablamos de sexualidad se debe saber y entender todo lo que abarca el tema. Desde órganos sexuales hasta posiciones en el sexo, desde preferencias sexuales hasta orgasmos. Una de los aspectos que más se ha estudiado dentro de la sexualidad es el placer de la mujer, y es aquí donde entran el orgasmo, la eyaculación femenina y el gran enigma del squirting.

El squirting no es más que la expulsión de un líquido incoloro a través de la uretra pero que sale desde la vejiga, expulsión lograda gracias a la estimulación de zonas erógenas en la mujer. Sin embargo, a pesar de que suena tan sencillo como una simple estimulación, conseguir tener un squirting no es común ni fácil para la mayoría de las mujeres, una de las razones es su habitual confusión con la orina y avergonzarse de expulsar el líquido y otra es por no llegar al clímax necesario.

¿Orina o squirting?

      El squirting es uno de los indicadores de que la mujer ha alcanzado el máximo placer sexual, pero esto no significa que si no lo has tenido es porque no estás siendo satisfecha en la cama. Depende de glándulas llamadas Skene, estas se ubican alrededor de la próstata femenina y son las encargadas de desplazar la lubricación directamente a la uretra.

     El resultado de la producción de glándulas de Skene es una denominada “hiper lubricación vaginal”sin embargo, las personas tienden a catalogarla como un chorro de orina. A pesar de que tanto el squirting como la orina están compuestas de urea, la diferencia reside en su concentración, es por esto que se puede decir que el squirting si tiene compuestos de orina pero de forma diluida.

Diferencias de componentes entre la orina y el squirting

     La orina puede tener entre 930 – 83 mg/dl de urea, en cambio el squirting solo 420 – 43 mg/dl, es decir, la mitad. Aunque ambas están compuestas por ácido uránico, urea y creatinina se diferencia en el porcentaje o cantidad de sus valores. 

     En la orina se puede encontrar una creatinina de 75 mg/dl pero en el squirting esta puede tener un valor aproximado de 28 mg/dl. Con respecto al compuesto de ácido uránico la orina presenta valores en torno a los 41 – 4 mg/dl y el squirting tiene valores menores, entre 10 -1.5 mg/dl.

    Es por esto que ni su olor, color e incluso sabor van a ser iguales, por lo tanto si son dos líquidos diferentes, y a pesar de que provienen de los mismos lugares son causadas por diferentes procesos.

Entonces… ¿Es lo mismo el squirting que la eyaculación femenina?

     Ahora bien, luego de explicar las diferencias entre la orina y el squirting nos toca hablar sobre si este puede ser considerado como una forma de que las mujeres eyaculen. Si bien es un proceso que ocurre en el momento más placentero del acto sexual, no se trata de la eyaculación femenina.

     La eyaculación femenina también es producida por las glándulas de Skene pero esta es expulsada de forma normal, y no en cantidades grandes como el squirting, a través de la vagina, incluso hay casos en que queda ahí en el canal vaginal por la poca cantidad expulsada. Es por esto que también es catalogada como eyaculación vaginal.

      Esta eyaculación es de color blanquecino muy similar a la lubricación producida por la excitación sexual, sin embargo, es expulsada en el momento del orgasmo de la mujer.

Diferencias entre los componentes del squirting y la eyaculación femenina

     La eyaculación femenina contiene componentes con similitudes al semen masculino, ya que ambos cuentan con el antígeno prostático o mejor conocido como PSA, por lo que es totalmente distinto al squirting

      El squirting puede producirse luego de un orgasmo pero la eyaculación femenina es gracias al orgasmo. Entre los niveles de PSA que la componen aproximadamente son entre 4-0.70 x 10 mg/dl

Investigaciones científicas sobre el squirting

   Como bien  se menciona al inicio de este artículo, el squirting ha sido objeto de estudio en la historia de la sexualidad femenina. Como fue el caso de las investigaciones realizadas por el sexólogo Gary Schubach a finales de 1990, uno de sus estudios se encargó de reclutar a aquellas mujeres que lograban expulsar en grandes cantidades de un líquido en el proceso de llegar al orgasmo

     El sexólogo Schubach eligió una media de mujeres y realizó un estudio donde introdujo un catéter delgado por la uretra que llegaba hasta la vagina, esto con el fin de usar el catéter como canal del líquido y así observar cuál era su fuente de salida y de dónde provenían. Al momento de que las mujeres sentían placer y llegaban al orgasmo por la masturbación, Schubach comprobó que sí salía el líquido por el catéter.

      A pesar de que este líquido se desplazó por dentro del canal, el sexólogo observó que por el área externa había un fluido que se diferenciaba en textura. Este fluido era mucho más turbio y se trataba de la eyaculación femenina. Es aquí donde empieza el squirting a diferenciarse de lo demás.

      Años más tarde, específicamente en el 2012, Emmanuele Jannini se encontraba estudiando la hipótesis de posibles desajustes de tipo hormonales durante el acto sexual. Lo que comprobó que en algunas ocasiones el sexo produce desajustes hormonales como lo es la llamada vasopresina. La vasopresina es una hormona anti diurética y tiene la responsabilidad de llenar de orina los riñones.

    Este estudio cuenta con una teoría que sostiene: dependiendo del placer o la duración el acto sexual, los niveles de vasopresina van a estar cambiantes creando la posibilidad de que ocurra una situación temporal y transitoria denominada diabetes insípida. Aquí la orina en los riñones se produce en mayor cantidad y por esto la vejiga acumula todo lo producido pero que se encuentra diluido. 

    Dicho líquido es expulsado de forma incontrolable dependiendo de la estimulación de los puntos G de la mujer y de las zonas erógenas. Por lo que he aquí la explicación científica de por qué y cómo se produce un squirting y por qué se diferencia de la eyaculación, la orina y el orgasmo común.

Comentario

Deje su comentario