Shushu, mi nuevo amigo inseparable

Por: Cristina Coll de: Juguetes de: Comentario: 0 visto: 302

En esta entrada del blog os quiero contar como el succionador Shushu de Ritual se ha convertido en mi amigo inseparable. Espero satisfacer todas vuestras dudas desde mi experiencia personal con este especial juguete.

En medio de la vorágine y la explosión de locura por los succionadores de clítoris me llegó, casi sin quererlo, SHUSHU de la marca Ritual. Muchas clientas nos preguntan por este tipo de juguetes xxx y nos piden alternativas al más famoso. Así que, con tanta competencia a su alrededor, pensé que debía probarlo y hablaros de él. ¡Y que descubrimiento!

 

La primera sorpresa llegó en el momento en que abrí el paquete. La verdad es que tanta discreción en los embalajes incrementa de forma exponencial la excitación y la curiosidad al abrirlos. Parecía que abría el mejor de mis regalos. Sorpresaaaa: que tamaño! Es mucho más pequeño de lo que me imaginaba. Este si que lo puedo llevar a todas partes en mi bolso y llevármelo conmigo de forma realmente discreta en esas escapadas a los lavabos de la oficina en mis ratitos de descanso. Y es que aquí si que importa el tamaño!

 

La presentación está muy cuidada, es elegante y compacta, con un diseño que hace referencia a la filosofía oriental de la marca. Cuando lo abrí me pareció una joya con muchas posibilidades que cabía perfectamente en la palma de mi mano.

 

Escogí para mi el color Azabache, me parece preciosa la combinación del negro mate de la silicona con el brillante color oro-rosa del caparazón. El diseño del juguete es una combinación de un escarabajo de la suerte por un lado y un dulce animalito con sus ojos, orejas y su boca abierta esperando dar placer. Una combinación de fortaleza y ternura. Tengo que decir que los otros colores en Azul Turquesa y Rosa Orquídea también son preciosos, no nos engañemos.

 

No podía esperar a probarlo! Pero fui buena e hice una carga bien larga antes de usarlo. Tarda unas 2 horas en cargar por completo la batería. En la caja viene un cable USB con acoplador magnético que te permite cargarlo en cualquier ordenador o enchufe de red de la mayoría de móviles.

 

Y llegó el momento más deseado: mantuve presionado el único botón con el que se controlan todas las funciones del Shushu y… segunda sorpresa! Me impactó la gran potencia que desprende comparado con el pequeño tamaño de su diseño.

 

Para empezar a disfrutar debes mantener presionado el botón durante 2 segundos y medio. Primero te encuentras con el modo succión y luego el modo vibración. Cada modo cuenta con 3 niveles de intensidad y 4 patrones de ondas de presión. Para cambiar de una intensidad a la siguiente y a los patrones es suficiente con pulsar rápidamente el botón. Pero si lo que quieres es cambiar del modo succión al modo vibración basta con hacer una doble pulsación del botón. Una curiosidad, pero que te sirve de gran ayuda, sobretodo en esos momentos de placer a oscuras, es que el botón cuenta con una luz que te indica la intensidad y el patrón que está activado. Por si te pierdes entre las descargas de placer!

 shushu-1-compressor_1.jpg

Y qué deciros del cabezal y su material? Pues una maravilla para los sentidos. La silicona es tan suave y agradable que puede llegar a crear el vicio de acariciarlo. Y el cabezal con los bordes muy finos está integrado, lo que te permite despreocuparte de su posición o reposición. Estas características permiten que la superficie de contacto con nuestra piel sea realmente ínfima y tan agradable que la sensación de succión es más real que en otros juguetes similares. Realmente Shushu crea adicciones!

 

Una vez probado, tengo que hablaros de otro aspecto referente a su tamaño y diseño. Su forma ovalada te permite sujetarlo con una sola mano y en diferentes posiciones, con todas las posibilidades de juego que esto te proporciona. En el interior del cabezal se encuentra la membrana que hace el efecto de succión, pero el motor de vibración se encuentra en el otro extremo. Cuando usamos el modo vibración podemos mantener la misma posición de juguete respecto al clítoris consiguiendo un efecto más suave. Pero si lo que necesitamos en ese momento son emociones fuertes podemos darle la vuelta a Shushu y disfrutar de sus potentes pulsaciones. Y no tan solo esto, también podéis intentar mantenerlo en posición con vuestras piernas y hacer un sin manos!

 

Me encanta no tener que interrumpir mi sesión personal de placer buscando otro juguete que me proporcione otras sensaciones. Y más cuando no estoy en casa. Por esta razón contar con los dos modos, succión y vibración, en el mismo estimulador es una gran idea.

No tiene nada que envidiar a otros juguetes de la misma gama. Los orgasmos son muy intensos y duraderos. Y sus 4 horas de duración te ofrecen un sinfín de placer.

 

Una de nuestras clientas me preguntó si lo podía sumergir. Pues bien, no, no es sumergible. Puedes, y debes, lavarlo bajo el grifo o usarlo en una de esas excitantes duchas, pero no lo uses en la bañera y tampoco esperes que necesariamente sobreviva a un encuentro con un inodoro. Así que ojo con los lavabos de la oficina!

 

Y por último…. Deciros que es un juguete que por sus prestaciones, que son muchas y muy placenteras, es uno de los que contamos con mejor relación calidad-precio. En nuestra tienda de juguetes eróticos, además, tenemos excelentes descuentos que hacen de Shushu un juguete perfecto.

 

Espero que os guste tanto como a mi y se convierta en vuestro nuevo amigo inseparable.

 

Un saludo!

Comentario

Deje su comentario