Slow Sex: El camino lento al placer

Por: Equipo Sexshop Boudoir de: Sexualidad de: Comentario: 0 visto: 443

Para muchos, el objetivo de todo acto sexual es llegar al orgasmo y para ello hay que realizarlo rápido, desenfrenadamente. Sin embargo, ha llegado una nueva tendencia para detener estas prácticas: el Slow Sex.

El Slow Sex se traduce como sexo lento o sexo despacio. Se trata de experimentar y disfrutar de cada pequeño detalle del acto sexual de manera que el orgasmo se pueda retrasar.

¿Deseas conocer más al respecto? En este artículo encontrarás toda la información necesaria para saber qué es el Slow Sex.

El orgasmo queda en segundo plano

El orgasmo no debe ser la meta a cumplir durante el acto sexual, hay muchas formas de cerrar la noche con broche de oro y pasarla de lujo en la cama sin llegar al clímax del coito.

Esta ha sido la razón principal para acuñar el término Slow Sex, que describe una forma de tener sexo de manera lenta y pausada, donde la pareja pueda disfrutar de cada detalle que rodee el encuentro pasional, sin que haya una necesidad inminente de llegar al orgasmo o la eyaculación.

¿Cómo se volvió tendencia?

El Slow Sex nace como una nueva forma de practicar sexo, con el objetivo de romper con la burbuja de monotonía que azotaba la vida sexual de muchas parejas.

La manera perfecta de realizar esta práctica es olvidando el tiempo y obviando el orgasmo. La clave está en darle mayor relevancia a otros aspectos que brindan gran placer, como las zonas erógenas.

También, durante la penetración se pueden recurrir a otros métodos que permitan alargar mucho más el acto sexual, por ejemplo: hacerlo de pie.

Consejos para alargar el acto sexual

El Slow Sex tiene un único objetivo: retrasar el orgasmo para obtener mayor placer durante más tiempo. Puede que suene fácil, pero intentarlo supone un gran reto, por lo tanto, algunos consejos que te pueden ser de ayuda al momento de realizar esta práctica son los siguientes:

Manos fuera de juego: Prohibir el uso de las manos es una excelente idea para retrasar la eyaculación. Una vez que las manos no tienen lugar en el acto, la imaginación vuela al buscar nuevas maneras de tocar y retrasa la llegada del orgasmo.

Juega con los sentidos: Busca la manera de entretener a tu pareja. En estos casos, jugar con los sentidos es una gran idea. Puedes intentar con alimentos afrodisíacos, hielos, masajes eróticos, entre otros.

Habla con tu pareja: La comunicación es un elemento clave a la hora de la práctica sexual. Al hablar del tema, ambos pueden pensar maneras de retrasar el orgasmo y disfrutar del coito. Es aconsejable iniciar con algunos juegos, caricias y explorando el cuerpo de ambos.

De hecho, una forma de retrasar el clímax es detenerse en medio de la penetración y hablar. Esto fortalece la confianza en pareja y supone una oportunidad para hablar de aquello que les excita, de fantasías, entre otros.

Intenta nuevas cosas: Probar cosas diferentes es un buen método para retrasar el orgasmo, pues se trata de algo que no has hecho nunca. Es recomendable hacerlo con cuidado, despacio mientras observas si realmente proporciona placer mientras lo realizas.  Entre estas cosas pueden estar: los masajes en el pie, las caricias en el ano o nuevas posiciones sexuales.

Usa juguetes sexuales: Perfectos para una noche de pasión, estos son los aliados perfectos para retrasar el orgasmo, siempre y cuando no se coloquen en los genitales. Por ejemplo: si colocas un vibrador en otras zonas del cuerpo como las erógenas también puede brindar gran placer. Deja que tu imaginación vuele.

Confianza: Siéntete seguro con tu cuerpo y con tu pareja. Deja de lado la vergüenza y reta a tu pareja a ver quién puede durar más. La mayoría de las personas suelen acabar rápido por pena, ya sea por su cuerpo o por nerviosismo. La clave está en hablar con tu pareja y sentirte cómoda con ella.

¿Qué beneficios tiene practicar slow sex?

Además de alargar el coito y ofrecer una sensación intensa, posee grandes beneficios para nuestra salud como:

Permite realizar ejercicio mientras tenemos sexo, por lo que es mejora el funcionamiento del corazón.

Activa ciertos neurotransmisores, actuando como un antidepresivo.

El sexo aumenta la segregación de la hormona oxitocina, produciendo calma y reduciendo el estrés

Mejora la relación en pareja, pues fortalece la confianza y comunicación

Favorece la circulación sanguínea y mejora el estado de la piel al reducir algunas toxinas.

¿En qué se diferencia del sexo tántrico?

El Slow Sex podría tratarse de una clase de adopción del sexo tántrico. Sin embargo, el sexo tántrico va más allá del acto sexual, se rige por una filosofía de vida y un estado conexión cuerpo mente en la pareja.

Por lo tanto, son prácticas diferentes.

¿Te atreves a practicar el Slow Sex con tu pareja?

Comentario

Deje su comentario