Mordazas BDSM Para Sado y Bondage

Mordazas

En el mundo del BDSM, las mordazas sexuales son un complemento muy común.

Indicadas para tus juegos de dominación, las hay de diferentes modelos, permitiendo al amo amordazar a su sumisa para que no hable o grite, sometiendola complemente a sus fantasías sexuales.

Un accesorio indispensable en el bondage

Dentro del bondage, existen numerosos accesorios necesarios para una sesión y uno de ellos son las mordazas,

Diseñadas principalmente para un juego más perverso y de cierto modo “rudo”, las mordazas en el sexo pueden incrementar aun más el deseo y sometimiento en la pareja siempre y cuando cuenten con las medidas de seguridad necesarias.

¿Qué modelo prefieres?

Un hecho es claro: Si deseas someter a tu pareja privandole el habla y sus posibles gemidos en tus juegos de dominación, una mordaza sexual es lo que necesitas.

Precisamente, en Sexshop Boudoir tenemos todos los modelos adaptables a tus gustos y deseos, entre ellos:

Bit:  Mordaza característica en caballos. Permite que el sumiso pueda apretar los dientes mientras es sometido por su amo. Usualmente está fabricado de cuero o madera.

De araña: Similar a las mordazas de anillo, pero cuenta con 2 ganchos para tirar de la boca hacia los lados, de modo que el sumiso pueda mantenerla abierta.

De Dildo o Pene: Se trata de una mordaza en la cual, se le introduce al sumiso un dildo o juguete con forma de pene en la boca en lugar de la característica bola.

De Bola: Es la mordaza sexual característica en el bondage. Se coloca alrededor de la cabeza del sumiso con ayuda de una correa y en su boca se introduce una bola comúnmente fabricada en caucho o silicona.

De Wiffle: La alternativa perfecta para aquellas personas que se sientan sofocadas por las mordazas de bola. Las mordazas de wiffle sustituyen a las esferas rígidas por bolas con orificios o más blandas para facilitar el paso del aire al sumiso, permitiéndole respirar cómodamente.

De anillo: Es una mordaza similar a la de bola, pero en ella la esfera es cambiada por un anillo para que el sumiso no pueda hablar, pero sí someterlo a mantener la boca abierta.