Masaje de próstata ¿Cómo estimular el punto G masculino?

Por: Equipo Sexshop Boudoir de: Sexualidad de: Comentario: 0 visto: 1482

El placer masculino alberga numerosos mitos, especialmente a la hora de hablar del controversial punto "G" masculino, el cual contrario a lo que dicta el sentido común no es el glande ni ninguna otra área del pene, sino un órgano exclusivo del hombre que reúne un número elevado de terminaciones nerviosas y que tiene la peculiaridad de poder estimularse a través del ano: la próstata.

La estimulación prostática puede brindar poderosos orgasmos y es una alternativa o un complemento totalmente placentera a la estimulación del pene.

¿Te interesa aprender a estimular esta zona? En el siguiente artículo lo harás

¿Qué es la próstata?

La próstata es una glándula que se ubica dentro del ano, justo debajo de la vejiga. Este órgano se encarga de producir un fluido que se mezcla con la esperma para crear el semen. Además, una de sus funciones es segregar primero un líquido para eliminar cualquier rastro de orina en el semen

Se trata de una glándula con múltiples terminaciones nerviosa, por lo que es altamente sensible a cualquier estímulo.

¿Qué es un masaje de próstata?

Es la estimulación de la próstata para producir un orgasmo y posteriormente, la eyaculación. Es por ello que este método es aplicado en hospitales para conseguir muestras de semen rápida sin recurrir a la masturbación.

Ahora, veamos algunos tipos de masajes de próstata adaptables a los gustos de cualquier hombre.

Tipos de masajes prostáticos 

Existen diversas técnicas para realizar estimular la próstata, entre ellas:

El masaje externo

Algunos hombres se sienten incómodos con la idea de introducirse los dedos en la zona anal, por lo cual eligen el método externo. Este tipo de masaje se realiza accediendo a la próstata por medio del perineo ubicado entre el ano y el escroto, donde se masajea con suavidad.

El masaje asistido

Para ayudar a masajear la próstata, existen accesorios y dispositivos sexuales que cumplen al pie de la letra con esta misión. Una de las ventajas de usar estos accesorios es que la mayoría son manos libres, perfecto para aquellos que presentan dificultades a la hora de alcanzar su perineo o ano.

Existen diversos dispositivos como los Prostate Candle, para brindar masajes externos y los Aneros, para masajes internos.

El masaje interno

En este tipo de práctica, la próstata es estimulada desde adentro. Para ello, se debe acceder por medio del ano.

 ¿Cómo masajear la próstata?

Un masaje prostático puede desencadenar grandes orgasmos si se realiza correctamente. Para realizar un masaje interno, se debe proceder de la siguiente manera:

1.    Antes de realizar cualquier tipo de estimulación ya sea con tus manos o juguetes eróticos debes vaciar tu vejiga o intestinos. No puedes estimularte analmente si tienes ganas de ir al baño independientemente si sea para defecar u orinar

2.    Debes recortar las uñas de tus manos. Si posees uñas muy largas, puedes llegar a lastimarte sin querer. Recuerda que a la hora de cortas tus uñas, debes evitar bordes puntiagudos

3.    Para relajar los músculos de la zona pélvica, es recomendable tomar una ducha o baño de agua caliente.

4.    A la hora de iniciar cualquier sesión, es aconsejable usar guantes de látex. De esta manera proteges tus manos de posibles accidentes o malos olores. Y en el caso de usar juguetes prostaticos, utilizar condón.

5.    Lo siguiente es usar lubricante anal. Debes aplicarlo en toda la zona del ano, de manera que tus dedos puedan entrar con facilidad. Lo ideal es aplicar lubricante a base de agua.

6.    Ahora, debes acostar en una posición el que tu cuerpo se siente cómodo, puedes tumbarte boca abajo con las rodillas de lado o flexionadas.

7.    Una vez que estés cómodo y tus músculos relajados, introduce tu dedo en el ano con ayuda del lubricante y con suma delicadeza. Masajea el ano durante 5 minutos para que se acostumbre a la sensación de tus dedos o juguete en su interior.

8.    Al avanzar aproximadamente 2 centímetros en la zona rectal, encontrarás una estructura alargada: La próstata.

9.    Ahora, masajea la glándula prostática brindándole suaves movimientos durante 10 o 15 minutos. Tal vez en este punto te surjan preguntas como ¿Qué nivel de presión debo agregar? ¿Estamos hablando de un movimiento como amasar una masa o de dar pequeños golpes y fricción? Lo ideal es proporcionar una presión continua para poder estimular correctamente este órgano.

10.  Lo siguiente es disfrutar de la sensación. Al transcurrir los minutos podrás notar que la próstata libera un líquido por medio del pene y a medida que esto pase, sentiras gran placer. También, puedes complementar la acción estimulando tu pene.

¿Por qué es tan favorable masajear la próstata?

A diferencia del pene que es constantemente tocado y estimulado, la próstata no es abordada con frecuencia.

Sabemos que posee numerosas terminaciones nerviosas, pero estas nunca son estimuladas. Por lo que, si haces contacto físico con ellas, puede ofrecer una sensación muy fuerte, recordemos que es altamente sensible al tacto.

Un correcto masaje prostático conlleva a numerosos beneficios, como:

1. Previene la eyaculación dolorosa

Algunos hombres pueden sentir mucho dolor al eyacular o poco después de la eyaculación. Esto puede ocurrir debido a la acumulación de líquido en los canales seminales después del paso de los espermatozoides.

Con el masaje prostático, es posible crear un orgasmo muy intenso que ayuda a eliminar los restos de líquido presentes en los canales, aliviando el dolor.

2. Mejora la impotencia sexual

Como la próstata es una glándula muy sensible, cuando es estimulada puede causar un aumento significativo de las ondas de placer durante el contacto íntimo.

 Esta estimulación puede permitir al hombre iniciar y mantener una erección más fácilmente.

3. Reduce la inflamación de la próstata

La inflamación de la próstata también conocida como prostatitis, puede ser aliviada con el masaje prostático. A través de esta técnica es posible aumentar la circulación sanguínea en esta área, disminuyendo la congestión de la glándula y aliviando la inflamación y el dolor de la prostatitis crónica.

4. Facilita el flujo de la orina

Para que la orina sea eliminada del cuerpo, necesita pasar por la uretra, que es un pequeño canal que pasa dentro de la próstata.

 En el caso en que el hombre presente dificultades para orinar debido a la inflamación de la próstata, el masaje puede mejorar la circulación y disminuir la inflamación local, liberando la uretra y facilitando el paso de la orina.

5. Previene el cáncer de próstata

Al mejorar la circulación sanguínea y aliviar la inflamación crónica de la próstata, el masaje puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar cáncer u otros problemas menos graves como la hipertrofia.

Además, el masaje de la próstata permite una evaluación constante de la glándula, lo que puede ayudar a identificar casos tempranos de cáncer.

¿Qué precauciones debo tomar a la hora de estimular la próstata?

Aunque masajear la próstata es altamente beneficioso para la salud. A la hora de practicar esta técnica es necesario tomar algunas precauciones, como:

  • Si padeces prostatitis infección microbiana, no es aconsejable estimular la próstata. Si lo llegas a hacer, puedes propagar la infección por todo tu cuerpo.
  • Para aquellos que padecen de hemorroides no es recomendable. En estos casos un masaje prostático podría irritar las venas hemorroidales, causando sangrado. Sin embargo, no es un impedimento para no realizarlo, solo debes tener mucho cuidado de no irritar las hemorroides al introducir tu dedo. Para ello, aplica abundante lubricante intimo.
  • Sabemos que masajear esta glándula puede prevenir el cáncer de próstata, pero si ya padeces de cáncer prostático debes evitar a toda costa la estimulación en esta zona. En el caso de realizarlo, el cáncer se podría propagar por otras partes del cuerpo.
  • Existen hombres que sufren de cálculos en la glándula prostática. Por lo tanto, si padeces de ello, debes evitar la estimulación en este órgano. De lo contrario, podrías dañar la próstata.

Comentario

Deje su comentario