Bolas Chinas o Geishas, un juguete infaltable en la colección de toda mujer

Por: Equipo Sexshop Boudoir de: Sexualidad de: Comentario: 0 visto: 823

El cuerpo femenino alberga múltiples puntos de placer que son esenciales conocer a la hora del juego erótico.

Algunos de estos puntos o zonas erógenas son un misterio incluso para personas que creen ser expertos del sexo. Lo cierto es que nadie nace aprendido, y nadie muere sabiéndolo todo.

Aprender a explorar y a conocer las distintas regiones de nuestro cuerpo y del cuerpo de nuestro pareja es un requisito esencial para convertirnos en unos verdaderos 'fueras de serie' al momento de hacer el amor y disfrutar de nuestra intimidad al máximo.

Sobretodo, resulta necesario conocer esas áreas que nos erotizan y nos elevan la temperatura con solo pensar en ellas. 

En esta misión de 'autoconocimiento' que debemos emprender, los juguetes sexuales representan una ayuda invaluable.

Sin embargo, muchas mujeres evaden el uso de juguetes sexuales por vergüenza, falta de experiencias previas o ignorancia (en el buen sentido de la palabra). Existen tabúes, mitos y malos comentarios en torno al uso de ellos. Los cuales no tendrían por qué ser ciertos; pues de hecho, en la mayoría de los casos, parten de la desinformación.

La verdad es que un juguete erótico no solo sirve para dar placer y sumar variedad a la vida sexual de una persona. Está demostrado que algunos juguetes eróticos son también muy beneficios para la salud integral del ser humano y para mantener los órganos sexuales en plena forma. 

Por ello, en el artículo de hoy de nuestra sex shop online, hablaremos de uno en particular que cumple con esta función: las bolas chinas, o geishas.

¿Qué son? ¿Para qué sirven? ¿Da placer tenerlas en la vagina? Estas y otras preguntas son habituales en nuestros clientes. Y las responderemos a continuación.

¿Qué son las geishas o bolas chinas? 

Las bolas geishas son, como indica su nombre, esferas o bolas pequeñas generalmente, son dos que están unidas a un cordón y que están diseñadas para introducirse y llevarse en la vagina. 

En su interior, las bolas tienen una bola de menor tamaño que choca contra los contornos de la bola que las contiene por acción del movimiento y crea vibraciones, cuando por ejemplo la mujer que las lleva puesta está caminando.

Su uso frecuente se relaciona con la salud del suelo pélvico, y es especialmente recomendado a mujeres que han dado a luz por la vía del parto.  

Comúnmente se fabrican en silicona hipoalergénica o médica. Pero también hay modelos hechos en metales inoxidables e incluso cristales; entre otros materiales. 

Hay bolas chinas de diferentes clases, dependiendo de su peso y medidas. Por lo general, suelen medir de 35 a 40 milímetros de ancho, y su peso puede variar de los 29 los 100 gramos e incluso más.

Lo más habitual es encontrarlas en distintas presentaciones: pequeñas, medianas y grandes. 

Esta variedad de tamaños y pesos permite que las bolas se adapten a la situación y las necesidades de la persona que las usará. 

¿Qué beneficios aportan las bolas chinas o geishas?

Su uso está asociado a beneficios sexuales y terapéutica.

Se ha demostrado que en mujeres adultas y sanas, las bolas contribuyen en gran medida a mejorar la salud del suelo pélvico. 

Esto es debido a que actúan como una ‘pesa vaginal’, ya que cuando están en el interior de la vágina, la vibración de las bolas hacen que los músculos de la pelvis se activen y se contraigan para mantenerlas dentro. 

Y al ejercitar estos músculos, se obtienen beneficios muy favorables para la vida sexual de una mujer.

Entre ellas: mejora la circulación sanguínea, aumenta la lubricación vaginal natural, incrementa la libido y la excitación, previene la incontinencia urinaria, ayuda a tener mayor control sobre el coito y a que los orgasmos sean más intensos.  

Estos beneficios comienzan a recibirse tras pocas sesiones de uso frecuente. 


¿Cómo se usan las bolas chinas?

Usar las bolas chinas o geishas no supone un gran desafío, pues es muy sencillo. De hecho, su colocación es prácticamente igual a la de un tampón.

Para introducir las bolas en el interior de la vagina, es recomendable que utilices lubricante y mejor si es uno a base de agua, para no estropear el material del cual están fabricadas. Sobretodo, hazlo si estás comenzando a usarlas, ya que tienden a ser un poco molestas las primeras veces. Recuerda que estás introduciendo algo a lo que tu cuerpo debe adaptarse.

Una vez las bolas estén dentro, puedes seguir con el resto de tu rutina diaria con normalidad. Da un paseo, limpia tu casa, adelanta el trabajo que tienes pendiente… Lo único que no puedes hacer son actividades que resulten muy movidas o exigentes físicamente, como los deportes. 

Es importante destacar que los beneficios aportados por el uso de las bolas chinas, se obtienen tan solo con llevarlas dentro de la vagina mientras estamos moviéndonos. Dicho de otro modo, hacen su trabajo sin que haya que hacer nada más aparte de llevarlas puestas y moverse. Eso sí, hay que asegurarse de que se mantengan dentro de la vagina mientras se están utilizando. 

Si es la primera vez que utilizas bolas chinas, te recomendamos usarlas entre 15 y 20 minutos, y al menos tres días por semana. A medida que te vayas habituando a ellas, podrás ir incrementando ese tiempo hasta llevarlas varias horas al día, sin caer en  excesos. 

Entonces, ¿llevarlas en la vágina no produce placer?

La mayoría de los expertos asegura que las bolas chinas no producen placer sexual, o por lo menos no de manera directa. El motivo de que así sea, es que no estimulan el clitoris ni el punto G, sino áreas profundas de la vagina que carecen de terminaciones nerviosas (y por tanto, no son sensibles). 

Hay mujeres que afirman sentir placer mientras utilizan las bolas, pero se trata de casos que son la excepción y no la regla. La mayoría de las mujeres puede esperar no sentir ningún tipo de estimulación sexual directa mientras usa las bolas. 

Es verdad que la imaginación es un afrodisíaco poderoso y que si se le agrega fantasía al asunto, tal vez sea posible excitarse usando bolas chinas. Pero la realidad es que sus verdaderos aportes a la vida sexual de una mujer, vienen a manera de los beneficios que se obtienen con su uso frecuente.

¿Puedo combinarlas con los ejercicios Kegel?

Los Kegels, para aquellos entendidos y no tan entendidos en el tema, son una serie de ejercicios diseñados para fortalecer el suelo pélvico. Son muy sencillos de hacer y consisten en contraer por algunos segundos los músculos pélvicos, relajarlos durante otros segundos y repetir los pasos 5 o más veces. Otra forma de hacerlos es al cuando estamos en el baño, orinando y cortando a voluntad el flujo de la orina varias veces; al hacerlo, se contraen los músculos pélvicos. 

Los ejercicios Kegel y las bolas chinas son perfectamente compatibles. Llevar bolas chinas en la vagina mientras se hacen los ejercicios Kegel, puede incrementar la efectividad que ambos tienen por separado. Por lo que es aconsejable y no hay ningún problema al hacerlo. 

¿Cómo debo higienizar las bolas chinas?

Es indispensable mantener las bolas chinas bien aseadas siguiendo una rutina estricta de higiene. Estamos hablando de un objeto que se introduce en la vagina, por lo que si su limpieza no es óptima, podría ocasionar infecciones. 

Generalmente, para lavar bolas chinas, basta con usar agua tibia o templada y aplicar un poco de jabón neutro antes y después de cada sesión de uso.

Si se quiere hacer una limpieza más profunda, pueden usarse productos bactericidas. El uso de sustancias con acetona, alcohol o gasolina se debe evitar para asear las bolas, pues pueden causar alteraciones en la composición de sus materiales. 

Lo mejor respecto a esto, es informarse en cuanto a las instrucciones que el fabricante da para la limpieza del producto, y que normalmente pueden hallarse en la caja, empaque o manuales del mismo. 

¿Quienes pueden utilizar las bolas chinas?

Las únicas mujeres que no deben usar bolas chinas, o por lo menos no sin la supervisión de un doctor, son aquellas que están embarazadas, tienen infecciones o inflamaciones vaginales o urinarias, presentan prolapsos o acaban de someterse a una cirugía pélvica. 

De resto, cualquier mujer sana puede usarlas sin inconvenientes.

En caso de sentir molestias o dolores agudos al llevarlas en la vagina, se recomienda suspender su uso por un tiempo y ver si las molestias y dolores disminuyen o desaparecen. 

En caso de no hacerlo, se recomienda acudir a un especialista en busca de orientación.

¿Puedo usar bolas durante mi período menstrual?

Para nada aconsejable. No deben usarse bolas chinas mientras se está con el ciclo menstrual. 

 



Comentario

Deje su comentario